En Pantalla: True Romance


Título Original: True Romance
Dirección: Tony Scott
Guion: Quentin Tarantino
Elenco: Christian Slater, Patricia Arquette, Dennis Hopper, Christopher Walker.
Duración: 121 minutos
 
A muchos el nombre de Quentin Tarantino les sonará por las películas que ha escrito y dirigido, incluyendo algunas como “Bastardos Sin Gloria” o “Pulp Fiction”, pero los inicios del director también incluyeron 2 guiones que no dirigió, pero que le sirvieron para conseguir el dinero para financiar su primera película, “Reservoir Dogs”. Uno de los guiones se convirtió en “True Romance”, dirigida por Tony Scott (“Top Gun”), que realmente es una de las mejores películas de los 90.

Clarence es un empleado de un videoclub y gran fanático de Elvis que recibe la visita de Alabama, una prostituta pagada por su jefe, en su cumpleaños. Ambos se enamoran y se casan, pero al recuperar las cosas de Alabama de su proxeneta, Clarence accidentalmente se lleva un maletín lleno de cocaína en su lugar, obligando a la joven pareja a escapar de los criminales que buscan la droga. 
 

Es increíble pensar que esta película tenga casi 30 años, porque tiene un elenco que puede ser considerado como estelar, incluso cuando varios de los grandes nombres que estaban en la cinta solamente tienen escenas de 20 o 30 segundos, como es el caso de Samuel L. Jackson, pero el más conocido es Gary Oldman, cuyo papel en esta cinta es uno de los más memorables de su carrera y de la cinta, incluso cuando su aparición sólo se limita a un par de minutos.

Decir que la película está bien actuada es un poco redundante debido a la gran cantidad de buenos actores que hay en ella, pero sí puedo decirles que esta película me recuerda a los buenos años de Quentin Tarantino, cuando sus guiones y filmaciones tenían el filtro de alguien más que también era capaz de decir cuando algo no estaba bien. 

 
Por eso mismo es que la película tiene diálogos muy memorables y citables. Hay una escena en particular, que es conocida como “la escena de El Siciliano”, que el mismo Tarantino ha descrito como lo mejor que ha escrito en toda su carrera, y es difícil no estar de acuerdo cuando se ve la escena más de una vez para entender todo lo que está pasando al mismo tiempo además del mismo diálogo, ya que todos los actores que estuvieron involucrados realmente estaban comprometidos con la escena, que es lo que afortunadamente pasó en toda la película.

Cada escena es memorable y se siente como parte de un todo. Quizás a veces pueda sentirse como una colección de buenas escenas más que una película de un solo corte, pero aquí no es algo malo, ya que significa que cada una de las escenas que la componen fue hecha con cariño y con esfuerzo. 

 
La música también está bien elegida, acentuando cada momento en lugar de solo acompañarlo. La violencia destaca mucho también, porque es mucha y abundante, pero nunca injustificada. Hay algunas escenas en las que se eliminó la sangre, pero fue restaurada en la edición del director, que solo tiene esas diferencias.

Creo que lo único malo de la película es lo que ya decía de que a veces puede sentirse como una colección de buenas escenas, como ya decía. Esto fue un problema que tuve con “Érase una vez en Hollywood”, que me pareció tediosa por lo mismo, pero aquí hay mucho diálogo y vida, y es por eso que no se vuelve un problema.

Un clásico de culto de los 90 que balancea buen diálogo y acción, y que muestra que Tarantino también funciona solo a cargo del guion.

Escrito por Mario.

Con la tecnología de Blogger.